Araña Reclusa

Loxosceles reclusa
Nombre en inglés: Brown Recluse Spider
Tamaño: Pueden crecer hasta los 1.6 centímetros. El área que cubren sus patas tiene alrededor de 3.8 centímetros de diámetro.
Color: Café oscuro, pero algunos especimenes pueden ser casi negro.

Comportamiento:
Como la mayoría de las arañas, la reclusa no busca morder a la gente, la mordida es casi siempre accidental. Trepa al interior de los zapatos, dentro de la ropa o bien en la cama. La reclusa como único mecanismo de defensa y sintiéndose atrapada, recurrirá a su mordedura como defensa. Desafortunadamente la mordedura de esta araña deja heridas o llagas abiertas. Si no son atendidas, las heridas se infectarán y puede llegar a producirse necrosis de tejidos. Lo mejor es buscar atención médica de inmediato, de preferencia un dermatólogo.

Habitat:
Cualquier rincón ya sea fuera o dentro de la vivienda. Estas arañas son más comunes en cocheras, sótanos y lugares similares donde otros insectos también tienen refugio.

Tips para el control:
Si alguna vivienda tiene problemas con estas arañas, estas recomendaciones serán de gran ayuda para evitar ataques.

Recomendaciones:
Guarde la ropa en bolsas de plástico o en compartimentos de plástico.
Los zapatos también deben guardarse en cajas de plástico.
Se deben remover los rodapié de las camas
La ropa que este tirada en el suelo, o guardada en algún cesto debe sacudirse antes de usarse.
Evite tirar la ropa en el suelo.
Las camas no deben estar en contacto con las cortinas o paredes.
Evite el uso de los rodapié o de cobertores que tengan contacto con el piso, así impedirá que las arañas trepen a la cama.
Aquellas personas que vivan en casas infestadas de arañas deberán revisar cuidadosamente antes de ir a dormir.